Maider Galarza, el arte de contar cuentos

Publicado el 19/10/2015 en culturales, Iniciativas

Esta semana se celebra el día de las bibliotecas , concretamente el 24 de octubre y para nosotros, los de casa, una de las actividades que en ellas se realizan y nos encanta es Ipuinaren ordua.

Esta iniciativa que se lleva realizando más de quince años en diferentes bibliotecas de la ciudad  esta destinada a niños y niñas de edades comprendidas entre los 2-5 años, más o menos.

Su objetivo principal es despertar la imaginación y la fantasía  de los niños a través de la lectura. A su vez se promueve de una manera divertida y diferente el acercamiento a los libros y las bibliotecas por parte de los más pequeños, al tratarse de historias narradas y teatralizadas.

La entrada a estas actividades es abierta hasta completar aforo y cada niño/a puede ir acompañado de una persona adulta.

Para saber el día y hora de esta actividad en tú biblioteca más cercana, os dejamos la lista proporcionada por donostiakultura.

Desde Gabarroia hemos querido saber de primera mano en que consiste esta iniciativa tan interesante y divertida, preguntándole a una cuentacuentos, Maider Galarza, que preparación es necesaria para poder llevar a cabo esta actividad, así como conocer un poco más sobre su persona y otras particularidades de Ipuinaren ordua.

Antes de pasar a la entrevista, rescatamos de su web esta introducción a los libros y las historias que en ellos se cuentan, tan bonita.

Los cuentos, como el amor, están en el aire danzando, saltando. Ahí están siempre, a nuestro alrededor pero sin embargo muchas veces somos incapaces de verlos. Para ello tenemos que abrir bien los ojos, afinar bien los oídos y dejar volar a la imaginación. Una, dos y tres TACHAN! Ahora sí que podemos ver todos esos cuentos que revolotean a nuestro lado: cuentos tiernos, tristes, cómicos, de miedo… hay de todas clases. Si queréis podemos viajar juntos/as. Agarraos bien a mi voz… que la historia va a comenzar!


Entrevista a Maider Galarza

Preboda-sesion-pareja-Gipuzkoa

¿Quién es Maider?

Comencé a formarme como actriz con pequeños cursos de teatro organizados por el centro cultural Kontadores  (Donostia 1998/ 2000) y después en la Escuela Navarra de Teatro (2000/ 2004). Al terminar mi formación decidí quedarme en Iruñea y probar suerte. Comencé a dar clases de teatro tanto a niños como a mayores (2004/2005) y creamos el grupo de Caracois (2004/ 2006) con el que ganamos el Premio al Mejor Espectáculo del Certamen ENCUENTROS 2005.  Después de un año volví a calzarme la mochila para comenzar a trabajar con el grupo de teatro Oihulari Klown. Tras tres maravillos años recorriendo la geografía de Euskal Herria a golpe de nariz roja y cuentos decidí que era el momento de hacer un gran viaje, y en menos de un año estaba en Berlín. Allí teatro no hice pero seguí contando historias, aunque esta vez bajo la camiseta de una empresa de tours turísticos y contando la apasionante historia de Alemania (Cultour Berlín 2008/2009). Aunque la ciudad de Berlín me encandiló, se me helaron hasta las ideas, así que decidí calentarlas al sol del mediterraneo para ver si volvia el arte. Y volvió, esta vez en forma de escuela ( Escuela Internacional Berty Tovias 2009/2010). Pero también volvió las ganas de volver a casa así es que al año siguiente regrese. Enseguida volví a trabajar con Oihulari Klown y me uní al grupo de títeres Panta Rhei (Gasteiz 2010/2014).

Hoy en día trabajo como actriz, narradora y monitora de teatro.

¿Como decide una hacerse cuentacuentos? ¿Es vocacional?

Mi vocación siempre ha sido el teatro. La verdad, es que para mí el mundo de la narración oral en el ámbito profesional era desconocido, hasta que entré en Oihulari Klown. Allí tuve la suerte de formarme con Virginia Imaz, narradora profesional y descubrí otra manera de contar historias encima de un escenario.

¿Cuanto tiempo llevas en esto?

Como decía antes, comencé a contar al entrar en el grupo Oihulari Klown, en el 2005, así que ya hace diez años.

Preparar una sesión para una biblioteca ¿Qué pasos conlleva?

Lo primero es leer y mucho. A no sea que escribas tus propias historias, que también hay narradores y narradoras que lo hacen pero no es mi caso. Lo más difícil es encontrar una historia que te haga vibrar, para que luego tú puedas transmitir eso al público. Si escoges un cuento al tun tun luego eso se nota. Después yo suelo analizar el cuento para ver si tiene todo el esqueleto que necesita un buen cuento, sobre todo en el caso de los cuentos infantiles.Y por último ponerlo en escena: preparar los elementos que vayas a utilizar, el tono que le quieres dar…

Además de para niños y niñas cuentas para adultos…

Sí, también hago sesiones narradas para adultos. Son otro tipo de historias. En este caso las historias no tienen porque estar terminadas del todo, ni tienen que tener un final resolutivo y los temas también son otros. La mayoría de gente desconoce este tipo de actividad, pero la verdad, es que cuando la conocen se van muy contentos.

Tenemos la idea de que los cuentos son cosa de niños y niñas pero la verdad profunda que guarda una buena historia la necesitamos a cualquier edad.


¿Cual es el funcionamiento básico?

Normalmente trabajo por toda Euskal Herria, contando en diferentes bibliotecas. Algunas veces en colegios o casas de cultura, o en fiestas. Hay bibliotecas que cuentan con una programación y plantilla de narradores fija. Depende de cada lugar.

¿Alguna anécdota para contar?

Recuerdo una vez, en una sesión de adultos, que se me acercó una mujer mayor de unos 70 años, y me dijo, “gracias por contarme cuentos, a mí de pequeña no me contaron ninguno”. Me conmovió profundamente.

Para saber más sobre Maider y los proyectos en los que trabaja os dejamos el enlace a su web.

Desde aquí, agradecerle enormemente su participación en esta entrevista .

Como siempre digo, sí sueles ir a ipuinaren ordua en tu biblioteca más cercana, si todavía no lo has hecho nunca, cuéntanos tú experiencia y opinión sobre la misma.

Leer cuentos es una de las cosas más bonitas que podemos hacer con nuestros hijos, desarrollan su imaginación, aprenden y se divierten . Pero además ir con ellos a escuchar historias tiene otro aliciente más, recuperar tradiciones más antiguas como la narración oral. Estos cuentacuentos que recorren la provincia son los juglares del siglo XXI.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestGoogle+

Escrito por Gabarroia

¡Cuéntanos!

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar